marzo 24, 2010

There for you.

-¿hola?
dejo caer la mochila al lado de la puerta y sigo recto por el pasillo, ando despacito, relajada. Bostezo y me apoyo en el marco de la cocina. He llegado tarde a casa, mamá ya se ha ido. Una nota en blanco sobre la mesa, que raro, normalmente no olvida ponerme a donde va. Abro el frigorífico y saco la leche, voy a por el nesquick y me siento en la mesa, alargando el brazo para alcanzar una cucharita del cajón. Me muerdo el labio y pienso; 'Se me olvida algo...' Me levanto con una sonrisa estupida en la boca y me subo a la encimera para alcanzar un vaso. Sigo hasta mi cuarto y me siento detrás de la puerta, me acerco el vaso a la boca, apoyando los labios en el borde.
-¿Mami?
Sacudo la cabeza varias veces y doy un sorbito. Encima de la mesa está la notita que yo esperaba haber encontrado en la cocina, me incorporo y leo. << Vuelvo en cuatro horas, voy al hospital; mamá.>>
Agarro la mochila y la pongo sobre la cama.
-chiquito, hoy se te ha olvidado sonreirme.
Frunzo el ceño y me quedo boca abajo, abrazada a la almohada. Voy a esperar a que llegue. Hoy tengo mamitis aguda, y una sensación de vacio que me come por dentro.

No hay comentarios:

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.