febrero 07, 2010

Ya sabía yo que mi ombligo no era único.

Cuando se te empiece a congelar el ombligo, como a mí, solo tienes que seguir andando, porque con cada paso de esos cortitos que das por la calle, unos veinte metros más atrás de tus amigos, te recomponen cada parte del cuerpo. Ya se que tú andas pensando en otra cosa, y que te da un poco igual ir muerta de frío, pero cuando llegues al local, te vas a quedar tan helada que ni pensar vas a poder.


Alice me ha dicho que no te preocupes, que las cosas pasan 'a tu edad', An dice... bueno, An aprovecha para hacerte mimos, que yo se que le encanta, y por una vez...

¡Pero no te olvides!, sigue andando, que si no, la vamos a tener...

2 comentarios:

Zai Vélez dijo...

...solo tienes que seguir andando....

Solo eso, no hay que olvidarlo.
Un beso.

lena dijo...

Siempre se agradecen los mimos. Camina siempre hacia delante.
Me ha encantado tu blog. Te sigo, ¿sí?
Besazos azules.
Lena

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.