enero 17, 2010

Pásate a por mí y luego vemos donde dormimos

-Se me ha erizado todo, eh.
Su única respuesta fue un segundo muerdo, con el que atrapó esta vez el lóbulo de la oreja izquierda.
El bar estaba bastante lleno, y la cerveza se calentaba sobre la barra.
-Haz eso otra vez...
Se rió bajito y le lamió el cuello despacio.
-¿Ya me estás echando del bar?
-¿No lo hago siempre?

No hay comentarios:

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.