enero 08, 2010

No se bien decir que no.

-Quizá mañana no tenga ganas de verte.-Mis dedos se enredaban con tu pelo, y mi boca, siempre en la labor de morderte, articulaba palabras con un sentido un poco extraño. Tú solo respirabas profundo, con los ojos cerrados, casi dormido.- ¿Me oyes?
-Sí, te escucho...
-Quizá mañana no tenga ganas de verte.- Repetí con voz neutra, -realmente, estaba ligeramente acelerada.- alzando la mirada para que separases los párpados y me llenasen tus ojos marroncitos.
Tú negaste con la cabeza, era evidente que no te creías tal cosa, y me acunaste hasta que acabé dormida, sobre tu pecho. Escuchando el latir de tu corazoncino, y tu respiración profunda.

3 comentarios:

Alya dijo...

quizás sonabas poco creible =)

sólo aprovecha, acurrucate y disfruta de su calor y compañia mientras duermes apoyada en su pecho.

un saludo

Javier dijo...

=)

Zai Vélez dijo...

O quiza el la conoce tan bien, que sabe reconocer cuando miente

Me gusto mucho esta entrada... Besos.

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.