enero 04, 2010

Déjalo ya.

-Y... ¿Quién dices que eres?
-No lo he dicho.
-Bueno, ¿Y a qué esperas?
-Yeirina, a ti te da igual como me llame.
-Eso lo decido yo. Has entrado en mi cuarto en plena noche. Me has tapado la boca. Me has sacado a hurtadillas de mi casa. Y para colmo, ¿No vas a decirme como te llamas?
-No. No voy a decirtelo.
-¿Entonces qué...?
-Es Henrik quien te busca, quiere que te de esto y que dejes no se qué negocio. Y quiere que lo hagas ahora.
-¿Estais locos?
-Yo no, pero él... En fin, tú solo hazlo. Es lo mejor para tí.
Siguió andando, calle abajo, dejandola atrás. Porque ella también andaba, pero mucho más despacio, mucho mucho más. Estaba agotada. Solo quería volver a casa.

1 comentario:

Nat dijo...

Jooo, ya te digo... ahora mis reyes son de lo más soso:
-¿Qué quieres que te compre?
-No sé, mamá. No hace falta que me compres nada.

No hace falta que me compres nada, mi frase de todos los reyes...

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.