enero 05, 2010

El último regalo junto a la chimenea, mientras Ka corría como un loco por la casa.

-¡DATE PRISA!
-Ya, ya vooooooooooooy.
-¡Que se va a despertar Yeira!
-Solo un segundo, ¡por favor!
El último regalo lo dejó cerca de la chimenea, se quedó embelesada apenas unos segundos y luego salió corriendo del salón dejando la luz apagada.
Se metió en la cama con el camisón de listas marrones y espero pacientemente.
Un par de minutos después, Kurt corría como un loco por la casa, entrando en todas las habitaciones.
-¡HAN VENIDO! MAMÁ ¡LOS REYES HAN ESTADO EN CASA! ¡Yeira despierta!
Ella sonreía desde la cama, y se restregaba los ojos con las manos, como quien no quiere la cosa.
-Kurt, ¿Hay algo para mí, enano?
-¡Claro! Hay para todos, ¡Corre, sal de la cama!

Que bonito es ser un niño pequeño, ¿eh?
Yeira lo era cuando estaba con Ka.

2 comentarios:

Michelle J. Spirit dijo...

La inocencia es algo que duele perder. La verdad es que me ha gustado bastante. Esperemos saber mas de Ka.
Besos querida :)
Felizes reyes(L)

La caperucita que se comio al lobo. dijo...

Yo también decia muy rápido, rápido: ¡HAN VENIDO! MAMÁ!!!!!!!!!!!!
Y gritaba fuerte.

Estoy de acuerdo contigo, La soledad de los numeros primos es un libro que se te queda muy adentro y debemos aprender de él.

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.