mayo 09, 2010

últimas noticias que leereis de iiish.

Supongo que el título os pone un poco en la honda de lo que quiero decir.
Cierro esto. Por motivos. sin más. No se lo he comentado a nadie, y paso de hacerlo, simplemente es algo que llevo pensando algún tiempo, y me he dado cuenta de que me cuesta deshacerme de esta página. He cogido mucho cariño a blogger, siempre que me conecto a internet, entro directa a este link, para ver si alguien más me sigue, o si tengo algún comentario que moderar, y no sabeis con que puto gusto lo hago, es una sensación que llevo queriendo sentir muchísimo tiempo. El saber que a alguien le gusta lo que escribo, o que simplemente le da algún tipo de sensación, le toca la fibra sensible, como haceis muchos de los que sigo, conmigo. En total, creo que son... unos ciento cincuenta blogs los que leo, normalmente me lleva unos buenos cuarenta minutos pasarme por todas las actualizaciones y dejaros una firma, a casi todos, siempre.
Voy a hacerme otro. Y repito, tengo mis motivos para deshacerme de este, y no, no pienso dar explicaciones. Dejaré mi correo, y si alguno sigue interesado en leerme, no tiene más que enviar un correo y yo les pasaré mi nuevo link.
Ha sido un placer, de veras.
Y gracias, sobre todo a esa niña, que me dedicó ese premio tan tan especial. Mil gracias a tí, chiquita.

M.
P.S.: ward_nemrac@hotmail.com


P.S.2:

mayo 08, 2010

Lo he visto tantas veces que no se la solución.

"Cojo tu mano y andamos,
nos paramos nos besamos.
Después de un año nos matamos,
y tú eres esa puta de mierda
que ya no mira por mí,
y yo soy ese cabrón de mierda
que ya no mirá por tí."
     Me muevo por mi cuarto con el vaso de leche y los cascos puestos. Son casi las nueve de la mañana y todavía no he pegado ojo. Tengo metida en la cabeza el asesinato de esos dos periodistas del libro que me estoy leyendo, y la cara de la punky protagonista que me flipa y que de alguna forma me resulta 'algo' familiar. El tote y el niño que se me mete dentro, y tarareo la canción. ¿Y qué hago escuchando esta canción? Paso a tarántula, y me pongo 'tontona' con solo escuchar la voz de Kase-o. Ese tio me pone con su música. Abro la ventana y me impulso para salir afuera. Hace algo de frío, pero previniendo he cogido una sudadera gris que tenía encima del escritorio. Enciendo el mechero de vez en cuando pensando en todo y en nada. Intento concentrarme en los detalles más absurdos del libro, y formo una tésis en mi cabeza. Lo alcanzo de encima de la mesilla de la izquierda, la que está más cerca del ventanal, y lo abro por el marca páginas que, pongo entre mis piernas. Me sumerjo en la cuarta parte del libro, que empieza por el capítulo veintiuno, que va desde el Jueves de Pascua, 24 de marzo hasta el Lunes 4 de abril. A eso de las 9 y media mi madre entra en mi cuarto, y ve la cama hecha y a mi, apoyada en la pared de fuera.
-Otra vez sin dormir, ¿eh?
Me encojo de hombros y le sonrío. Se acerca y me da un beso en la mejilla. Y ofreciéndome un par de tostadas con mermelada de fresa va andando hasta la cocina. Le digo que encienda la cafetera, y que en cinco minutos salgo a desayunar. Voy al baño y me lavo los dientes por tercera vez esa noche. Empiezo a preocuparme de verdad por esta puta manía que tengo de limpieza bucal.
Agarro una tostada poco hecha de la mesa, mamá siempre sabe como me gustan las cosas, le doy las gracias por el desayuno, y le cuento que me he enganchado mucho al libro, que estoy contenta de haberlo cogido, y que tengo que ir abriendo el tercero.
Después de dormir un par de horas, a eso de las doce me meto en la ducha y salgo de casa.
"Te quiere, si claro, como amigo
quiere pulirse a toda la clase entera
menos tú y que seas testigo"
Termino con Tote por la calle.

mayo 03, 2010

El silencio cuenta a veces.

Me apartas el pelo que me cae sobre los hombros, dejándolo caer solo en uno de ellos, y apoyas la mejilla contra la mía, abrazándome fuerte, fuerte, como hacías antes. Reprimes una carcajada, no sabes por qué pero tienes tantas ganas de reír que casi te lloran los ojos.


-Jón, ¿sabes qué? Mola que me hayas traído aquí, sobre todo con el sol este, que ya te pone morena.

-¿Morena? Si pareces una rusita...-Te encojes esperando el golpe que seguramente, pensaste, te daría irritada. Pero, en vez de moverme, me quedo mirándote con una ceja alzada y una media sonrisa que se te mete bien a dentro. Te pones frente a mí y me agarras las mejillas acercándote tanto, tanto, que me tiembla la boca, y procurando que no lo notes, aprieto los labios; mientras, ignorándome, apoyas los tuyos en mi frente.

-¿Tú dando besos? Flipa, eh.

-No te rías, sabes que en el fondo, soy un cariñosón.

-Muy al fondo.

Me separo un poco, y te miro. Procuro no pensar en nada que tenga que ver contigo y acabo por echar a andar siguiendo el caminito entre la hierba. (Hierba, no ganja). Me sigues de lejos, y te fijas en que, aunque llevo pantalones cortos, en ningún momento me encojo por el dolor, y eso, que hay bastantes ramas rebeldes que se me enredan y me arañan.

Me giro, te miro y sonrío. Me quedo parada, y muevo la mano para que me des la tuya, y tú que das un salto y te pones delante de mí, entrelazándote con mis dedos y tirando.

-Eres una lenta.

-Tengo las piernas cortitas, no abuses de mí, chiquillo, hago lo que puedo…

Me miras con cara rara, pero de esas que parece que te vas a morir de risa en cualquier momento, y me pongo roja, roja.

Suelto la mochila en la hierba y me acerco al laguito, escrutando el fondo. ¡Hay pececitos! El agua está bastante clara, y sonrío porque otra cosa no, pero un bañito, me va a sentar que da gusto. Te me pegas a la espalda, y miras por encima de mi hombro, apoyándome las manos en la cabeza.

-au, au, ¡que me aplastas!

-Anda, no seas quejica, vamos a darnos un chapuzón, ¿sí?

-¿ahora? Yo tengo hambre, y me he traído el tarrito, primero me harto, y luego ya, nado hasta aquella orilla, ¿la ves? Esa que está tan lejos, así no engordo, o algo de eso, pero primero comer.

-Pero yo quiero que te baaaaaaaaañes...-Y me empujas un poco, doblando la resistencia que intento ponerte y mis deportivas que se mojan enteras.

-hey, para, para, ¡con ropa no!

Me doy la vuelta para apoyarme contra ti y empujarte hacía atrás. Aprieto los dedos contra tus costillas y tú que me agarras las dos manos, oprimiéndolas contra mi clavícula. Y me caigo de espaldas al agua, quedándome empapada de pies a cabeza.

-Te mato…

Los pantalones vaqueros chorrean, y mi pelo ya… ni se cuenta.

Te ríes, con los brazos alrededor de tu cintura, a carcajadas.

Sin camiseta y sin zapatillas te cuelas a mi lado y nadas hasta el centro. Y allí me quedo, con el pucherito puesto, y empapada, optando por no seguirte, porque realmente, el agua me da bastante miedo. Me rasco la clavícula y me paso los dedos por el pelo, inevitablemente ondulado.

Me tumbo en la orilla, con un nudo en la camiseta y los pantalones desabrochados, de cara al sol, y con las piernas aún metidas en el agua. Te sientas, apartándome el pelo cómo habías hecho antes, y lo enrollas en tu dedo. Te miro con el ceño fruncido y los ojos casi cerrados por el sol, y me sonríes, normalmente, nos faltan palabras, y allí nos sobran.

-Hay comida para dos, hoy te invito a cenar […]-Muevo la cabeza al ritmo de la música, y me miras sin saber qué es lo que canto, pero aceptando la, entre comillas, oferta que te hago.- Hoy el mundo quedará a tus pies, y la noche nos ayudará, a ser todo lo que quieras ser, y a olvidar, si la vida te ha tratado un poco mal-Te sonrío terminando la canción que lleva días en mi cabeza. Y ¿Sabes qué? Te divierte. Te divierte que estemos así, que estemos solos pero nos respetemos, y a mí, me pasa tres cuartas de lo mismo.

-Soy el peor de tus males, amorcito.

-Eres de los que hacen daño.

Me giro sobre mí misma intentando coger una flor y me incorporo para ponértela en la oreja, divertida.

-Eh… ¿qué haces, nana?

-Estás divina, eh.

Enarcas una ceja y chasqueas la lengua haciéndote el ofendido.

-¡Eso me ha dolido, que lo sepas!

Al final, con tanta risa, tanta agua, y tanta comida, acabamos los dos dormidos sobre la hierba medio acurrucados, mi cabeza sobre tu hombro, y tu brazo debajo de mi nuca. Todavía tengo en la mano una cucharita llena de miel, y el regusto dulzón en el paladar, junto con el amargo del Marlboro.

Vamos a dejar las drogas para otro día, que hoy no vienen a cuento.

mayo 02, 2010

shit.

Kelly no podía parar de sonreír. Debían dolerle las mejillas. Todo el día tan feliz. Joan llegó un rato después, ya eran casi las once. Se encontró a Kelly en la puerta sentada.


-Chiquita, ¿Qué haces aquí?

-Es que no encuentro a Gin…

-Te vas a congelar, espérala dentro, anda.

Gin cruzaba la calle en ese momento y llamó a Kelly a voces.

-¡Kella, Kella!

-¡Ay, tía! Por fin, ¿Dónde estabas?

-Buah, ya te contaré.- Le sonrió y le dio un beso a Joan en la mejilla.- Bueno, qué, ¿Quién me lo cuenta?

Sonrojados y agarrados de la mano, le contaron que habían empezado esa misma tarde. Se les veía tan bien…pensaba Gin. Estaban realmente felices y ella se alegraba muchísimo. Era la mejor amiga del mundo.

Kelly se lió un porro y se lo fumó a medias con Gina.

-hey, ¿Todo bien?

-Sí, digamos que Corbin ha triunfado hoy, doy veces.

-¿Dos veces seguidas? ¿Contigo?

-Con Beátris y conmigo.

-¡Uepa! Y estás mazo celosa, eh.- Le pasó un brazo por los hombros dándole un beso en la sien.

-Es que… Buah, no sé.

-Él te quiere muchísimo, el único problema eres tú.

-No soy capaz, tía. No sé qué decirle. Prefiero verle con cualquier otra antes que hacerle daño. Es mi mejor amigo.

-Sois más que amigos. Sois todo. Los dos lo sabéis y como él dice, si no arriesgas no ganas.

-Todavía hay un par de tíos en mi lista. Treck el primero, se lo debo y me lo debe.

Kelly se ríe ¿qué va a hacer si no? Piensa que se equivocara, pero sabe que no va a cambiar de opinión.

abril 29, 2010

Make me.

Corbin se quedó detrás de Treck un par de segundos y luego le pasó los brazos por el cuello dándole un fuerte golpe en el pecho.


-¡Hey Trecko! What happened?

-Nada, tonterías de Gin, ya sabes.

-No intentes comprenderla, o cambiarla. Ella es así.

-Es una cría…

-…que te trae loco.- Treck le miró y se percató de la cara de su amigo. Quiso negarlo inmediatamente, pero era algo tan evidente…- Mira tío, Gin no es mía, y al paso que vamos, nunca lo va a ser. Ella es muy independiente, no soporta las ataduras. Las normas la agobian. Y además se aburre con facilidad, por lo que es muy dada a poner cuernos. Le gusta estar con mucha gente diferente al día, que le hagan sentir querida, o especial, llámalo como quieras. Tú le gustas, pero no va a salir nunca contigo, colega. No te sientas mal, al revés, Gin es muy suya y no le gustan los tíos así como así.

Se quedó mirándole y se levantó, le dio un apretón de manos, pasándole una bolsita y se fue por el mismo sitio por dónde Gin lo hizo. Treck se puso una pirula en la lengua y dio un trago largo a la cerveza, quedándose allí sentado, esperando a que su cuerpo se habituara a la sensación de tranquilidad, o de entusiasmo del malo.

Corbin se apoyó en la pared al lado de ella, la miró y medio sonrió.

-Hola, txiki.

-hey, ¿qué pasa?

-Eso digo yo, ¿Qué pasa?

-¿De qué?- Ella se echó a reír y miró al otro lado de la calle. Corbin se puso frente a ella y la aupó agarrando sus muslos y pegándola a la pared.

-Eres mi mejor amiga, ¿Me dejas ayudarte?

-Qué bonitos chupetones, rey.

Él se carcajeó al entender el problema.

-Vamos, no me digas que estás celosa. ¡Tú! Ginevra celosa por alguien. Esto es increíble tía.- Se movió intentando agarrarla más fuerte, procurando que ella no fuera capaz de soltarse.- ¿Te digo yo algo cuando estás con otros? ¿Te he dicho algo por follarte a Haritz? ¿O prefieres que hablemos de Jerry?

A Gin le estaban entrando ganas de llorar. La impotencia que sentía por la situación, le resultaba realmente molesto. Qué le den, pensó.

abril 28, 2010

OUT.

Sharon entró arrasando en la casina, tiró la mochila en un rincón y sacó un redbull de la riñonera de floritos. Haritz la miraba desde el sofá.


-Tronca, que enérgica.

-Ya queda menos para el sábado, joder.

-Sharon, es lunes…

-¡Sí! Es lunes, pero son las nueve de la noche y no hay clase a estas divinas horas.

-Joder, tía, estás loca, tanto redbull te está dejando gilipollas.- Se rió de su propia gracia y ella se sentó a su lado, apoyándole la cabeza en el cuello. Dio un mordisco fuerte y se rio en su oreja.

-Cómo tú, con tanta sativa en el organismo, chiquito.

Corbin entró con Beátris. Iba con el brazo sobre sus hombros y ella se abrazaba a su cintura.

-Buenas, familia.

Haritz y Sharon se fueron en busca de Catlin y Noreto, ellos dos se quedaron gritándole a la caja tonta un rato. Se encontraron con Mela por el camino, que decidió ir con ellas, a por Trecko; está buenísimo, dice ella.

Kella venía la calle arriba corriendo. Se le vertía el agua de la botella.

-¡Estoy con Joan! ¡Tías tías! ¡Qué me ha pedido salir!

Empezó a bailar toda motivada y sus amigas rompieron a reír dando saltos con ella.

Gin entró en la casa y se quedó parada en la entrada. Tiene la mala costumbre de rayarse cuando fuma. Mira el cuello lleno de marcas –de Beátris, piensa.- de Corbin y tira con Treck hacia afuera. Lo apoya contra la pared y le da un beso suave. Él se lo devuelve confundido.

-¿Qué haces tía…?

-Venga Treck,- le dio varios picos tirándole del cinturón y se pone de puntillas para interesarse por su barbilla.- Siempre te has querido liar conmigo.

-No digo que no, pero si estás mal, no tienes por qué hacerlo. Podemos hablar, nos conocemos desde hace mazo, joder.

Gin echa a andar hacia el parque y se sienta en un banco sacando el greender.

-Venga, deja eso y habla.

-Pero no hay nada que contar.

-¿Por qué no paras de tragar mierdas y te quejas? Con lo valiente que eres para meterte en movidas, hay que ver lo cobarde que eres para tu vida en general.

Ella le miró con el ceño fruncido y se largo de allí con la boca llena de imprecaciones.

abril 27, 2010

Igualdad entre la diferencia.

A las dos y cuarto Kella sale del instituto con Joan. Van cogidos d la mano, son realmente monos. Gin los ve alejarse desde la ventana. Ella tiene clase de literatura hasta las tres, con Isobel. Catlin sube a toda prisa las escaleras, también tiene pendiente lengua, pero lleva un morado…le entra la risa floja al ver a su amiga gritando por la ventana.


-¡Gina!

-Joder tronco, vienes asfixiada ¿eh? ¿Dónde dejaste al pibe?

-En la casina, con Corbin y Beátris jugando a la Wii.

Tiene los ojos rojísimos y tan cerrados que Gin se pregunta si la estará viendo realmente.

-¿Abrieron las ventanas de atrás? Que estos tres, con ganja son un peligro, eh…

-Pues ni idea, tía. Vámonos, que esta no viene.

Justo entraba Isobel por la puerta, con su vaso de agua y mil cosas en las manos.

-Venga chicos, damos la Celestina, un par de frases y nos vamos.

Ellas se miraron al escuchar a Kelly gritar a l lejos. Joan se carcajeaba demasiado alto como para pasar desapercibida.

A las tres y cuarto estaban saliendo del instituto, pillaron un par de latas de redbull y quedaron a las nueve en la Casina.

Todos se quedaron estudiando hasta entonces, cada cual a lo suyo. Los trabajos de Historia que se les acumulaban y las colillas muertas en los ceniceros dejando un olor horrible en los dormitorios.

Corbin se entretenía en besar a Beátris, ambos habiendo ido a tomar unos calimochos por ahí, habían acabado en casa de él, haciendo tonterías. Tenían los móviles en silencio, así que las llamadas de Catlin no sirvieron para nada, y las de Treck, aún menos.

Beátris se metió en la ducha a eso de las ocho de la tarde, dejando dormir al chaval un ratito más. Corbin siempre le había gustado, pero ella sabía que entre Gin y él había algo, y no quería problemas con ella, eran amigas. Aún así ambos iban por su cuenta, hacía poco Gin se había liado con Jerry habían estado medio liados y Corbin no había dicho nada, ella hacía lo mismo, pero era obvio que ambos se querían.

Treck se acercó a casa de Kelly, pero al parecer, ella y Joan habían ido a un restaurante a comer. Trecko piensa que se le va a declaran o algo así. Joan es un buen tipo. Acaba por ir a buscar a Gin, le abre la puerta su madre, se la ve algo deteriorada, pero esta mujer, piensa Treck, nunca pierde la fuerza y la sonrisa. Le deja subir al cuarto de la niña. Se la encuentra dando vueltas por su habitación, con Ras-boti de fondo, un pitillo en los labios y los apuntes de latín entre las manos, papel adelante, papel atrás.

-hey Ginni.

-¡Hola! ¿Cómo tú por aquí?-chocaron la mano y se sonrieron.

Se cambió el tipo de música de golpe. Sabina envolvió los oídos de Treck con tiramisú de limón.

-¿Escuchas a Sabina? No te pega nada…

-Yo escucho muchas cosas, rey, ya me conoces.-dijo riéndose.

-Sí, eh. Eres un librillo abierto.- Se echó a reír y le pasó un brazo por los hombros.- ¿Vienes a la casina?

-Me pongo las zapatillas, como algo, y nos piramos ¿sí?

Salían de casa a eso de las nueve y diez, fumándose otro cigarrito a medias.

abril 26, 2010

Destruyendo.

Elsa dio un grito que olía más a rabia que a cualquier otro sentimiento. El hombre canoso la penetraba violentamente, agarrando sus muñecas con tanta fuerza que las venas, hinchadas de sangre, latían bajo su piel.
El pelo que le caía sobre la cara y ella que movía la cabeza para verle y memorizar todos sus rasgos. Lo único que le quedaba era esperar a que terminara. Las sábanas estaban caídas a los pies de la cama, y la ropa de ella, rota.
Es obvio que después de la paliza que le había pegado iba a violarla. Lo mejor era cerrar los ojos y relajarse, hacer cualquier cosa menos pensar en lo que estaba pasando.
Notaba la sangre caliente corriéndole entre las piernas, y una sensación de agobio se arremolinó en su interior. Él mordía sus pezones, tirando de ellos, hiriéndolos tanto como a su vagina. ¡Y SE RÍE! Se ríe de lo que hace, de lo que hace sentir a Elsa. De lo que lleva años haciéndole sentir.
Y se va en ella entre jadeos. Se mueve, agarrándola del pelo y pegándole la cabeza contra su pelvis, obligándola a absorver cada flujo que expulsaba. Las arcadas que le provocaba la asfixiaban; intenta concentrarse en respirar por la nariz, pero las ganas de vomitar se le acumulan en la garganta. Y aprieta los ojos, no quiere darle también el gusto de verla llorar. Eso ya es rebajarse demasiado.

"Por su culpa, las ilusiones que hacen de la existencia algo más que una suma de rutinas, se me han apagado" TNM.

abril 19, 2010

deu

-Pues a ese tipo, le he conocido esta mañana, ¿Sabes?
-¿Al primo de Cati?
-Sí, me ha invitado a un café, pero llegaba tarde a clase.
Gin rompió a reir y metió la llave en la cerradura. Corbin saludó a varios de los que andaban por allá y se sentó en el sofá con Gin encima.
-Gordo, líate un fly, anda.- Le sonríe apoyándole el greender y la latina en el pecho.
-Qué morro tienes, tía.
Ella pone morritos y aunque él chista enojado, coge las cosas y aparta a la chica un poco. Ella se levanta y se pone a dar besos a todos.
Kella y Gin salen a la puerta y justo chocan con Catlin. Viene con Treck.
-hostia nenas, ¿Dónde vais?
-Íbamos a por unas birras y tabaco, venimos ahora.
Se sonrieron pasando de mas saludos y echaron a andar, mientras ellos entraban a la Casina.
-¡Hola, hola!
Todos se acercaron a saludar, menos Corbin y Beátris que se quedaron apalancados en el sofá compartiendo el porro y echando una partda a la wii, pero aún así, saludaron con un grito de esos tan suyos.
-Joder, troncos, siempre enganchados a la maquinita, ¿eh?
-Buah, es que mola.
Beátris le qitó el pitillo de la boca a su compañero dándole un tiro largo. Treck la miraba relamiéndose los labios, y no solo por lo buena que está, piensa.
-eh, que rule tía.-Dijo acercándose a ellos y dando una palmada amistosa en la espalda a Corbin.- ¡Korbintxo! Cuanto tiempo colega.
-hey, tío, ¿cómo te va por allá abajo?- Soltó el mando unos segundos para darle un apretón de mano. Beátris le puso el porro en los labios al nuevo cuando pasó por su lado.
Siguieron hablando hasta que Gin y Kelly volvieron. Treck y Gina se abrazaron quitándose el peta el uno a la otra, y viceversa.
Otra clase perdida por los amigos, y Gin que se despide de Corbin con un beso y sale pitando para el instituto con su Kella.

abril 15, 2010

Efectos visuales.

Sigue corriendo con la mochila sobre los hombros. Para no variar, no lleva paraguas y llega tarde a clase. Está empapada y de su pelo ya, ni hablamos. Se le ha corrido un poco la pintura pero sigue igual de linda. Frunce el ceño intentando reconocer a la persona que va andando lento bajo el aguacero. Acaba pasando de largo, como no le conoce, no se molesta en prestarle atención. Ya han pasado unos diez minutos de las 8.30, las puertas del instituto estarán cerradas cuando quiera llegar. Nota la garganta seca, la respiración entrecortada y un fuerte dolor en el pecho. Ya está completamente mojada, así que, que importa quedarse un ratito más ahí, paradita. Se sienta en el borde de la acera, e intenta tapar la mochila con sus piernas. Un coche pasa rápido justo por su lado, dejando tras de sí, una ráfaga de viento helado y bastante agua encima de ella. Vuelve a ver a lo lejos a un chico andando, supone que será el mismo de antes, así que sigue a lo suyo, pensando en otras cosas, por ejemplo, en que empieza a tener frío.
El chico se para frente a ella riéndose y ella levanta la vista.
-¿qué pasa?
-Chorreas nena.
-Sí, ¿Y? Es evidente.
-Nada, te queda guay.
-Ah, mola. Gracias.
Se pone los cascos del mp3 y se sienta a su lado. Ella no deja de mirarle enarcando una ceja que a él le resulta muy cómica.
-Te invito a un café.
-¿Cómo dices?
-Que vengas, que te invito a un café.
-Pero que dices, si no te conozco.- Se ríe en su cara, pero él no se inmuta.
-Soy Trek, y ahora ¿Vienes?
-Pues no.
-Vale, tú te lo pierdes.
Deja de llover apenas unos segundos y le mira bien, sonríe estúpidamente y se deja caer más sobre el árbol que la -medio- protege de la lluvia. El chico sube a un coche, cree ver ella que es un Golf, es rojo, eso sí. Guau, mola. De repente oye la sirena a lo lejos y se levanta, echando a correr por el callejón, de camino a la puerta de entrada.
Corbin está en la puerta y le sonríe moviendo ligeramente la cabeza como saludo. Gin está a su lado, apoyada sobre una columna y con un libro entre las manos, fijo que es teatro, piensa ella. Beatris se acerca más y sube un par de puntos el volumen. Acaban por irse a la Casina. Corbin dice que están todos allá echando unos petas y acaba convenciéndolas para saltarse un par de clases más.
Beatris sabe, por lo que Gin acaba de contarle, que el tal Trek, es un nuevo incilino en la Casina. El famoso primo de Catlin.

Canción de Verano y de invierno.


Cuando es invierno en el mar del norte
es verano en Valparaíso.
Los barcos hacer sonar sus sirenas al entrar en el
puerto de Bremen con jirones de niebla y de hielo en sus cabos,
mientras los balandros soleados arrastran por la
superficie del pacífico sur bellas bañistas.
Eso sucede en el mismo tiempo.
Porque cuando es de día en el mar del norte
-brumas, y sombras absorbiendo restos de sucio luz-
Es de noche en Valparaíso
-rutilantes estrellas lanzando agudos dardos a las olas dormidas.-
Cómo dudar que nos quisimos,
que me seguía tu pensamiento
y mi voz te buscaba -detrás, muy cerca, iba mi boca-.
Nos quisimos, es cierto, y yo se cuanto:
primaveras, veranos, soles, lunas.
Pero jamás en el mismo día.

abril 14, 2010

Equilibrio inestable.

-¿Sabe usted que nunca había estado en esta casa?- preguntó-. Siempre que nos veíamos era Nuria quien acudía a mí. ' Para usted es más fácil, padre, -decía ella- ¿Para que va a subir escaleras?' 'Bueno, si no me invitas, no voy a ir.' Y ella respondía 'no hace falta que le invite a mi casa, padre, se invita a los extraños, usted puede venir cuando quiera.' En más de quince años no vine a verla una sola vez. Siempre le dije que había escogido un mal barrio. Poca luz. Finca vieja. Ella solo asentía. Como cuando le decía que había escogido una mala vida. Poco futuro. Un marido sin oficio y beneficio. Es curioso como juzgamos a los demás y no nos damos cuenta de lo miserable de nuestro desdén hasta que nos faltan, hasta que nos lo quitan. Nos lo quitan porque nunca han sido nuestros...
La voz del anciano, desnuda de su velo de ironía, hacía aguas y sonaba casi tan vieja como su mirada.
R.Z.

abril 12, 2010

Estornudé estrepitosamente varias veces seguidas, haciéndole reir a carcajadas. Le miré con el ceño fruncido, en una mueca un tanto graciosa, y estornudé por quinta o sexta vez.
-Me has vuelto a contagiar tu constipado, Brontë, asi que no te rías tanto de mi....
-Jajaja, chiquilla, estás muy mona con la nariz tan colorada, ¡Y los mofletitos más hinchaditos aún que de costumbre!
-Eres muy simpatico, eh- dije irónicamente pellizcandole el brazo.
Me dio un beso suavito en los labios y me arropó aun más con el edredón gris.
-Gracias por venir hoy.
Sonrió y se fue, dejando bien cerrada la puerta de mi cuarto, y la principal.

abril 11, 2010

Nuevas rupturas que dejan mella en mis jodidas uñas.

-Eso de que 'ya es tarde' o que 'no tengo nada que decir' es lo más absurdo del mundo, ¿no te parece?
-Sí, bueno, supongo, si tú lo dices...
-Jolín, ¿no puedes tener una sola opinión diferente a la mía?
-Sí, claro que sí, Shailene.
-Paul me ha dicho, que las cosas con Janette, van de perlas. Jota y Gin, rompieron, ahora ella anda medio medio con Corbin, ¿Te acuerdas de él?
-Claro, claro, su mejor amigo, ¿No?
-Sí, el mismo. Katherina sigue viendo a su padre los miércoles, y sigue con los mismos problemas, aunque ahora suele defenderse y todo eso, ya sabes que ella es un poco violenta...
-Ya, esa chica es muy valiente, pero va a acabar muerta, ya sabes.
-Jonás desapareció, creo. Desde que Gin pasa de él, ha dejado de ir al instituto.
-¿Por qué me cuentas esto...?
-Porque ahora solo quedamos tú y yo. Solo tienes que tomar la decisión correcta y acabarán las historias de amores raros. Ya sabes. Porque hasta Yeira está enamorada, su hermano Kurt, le ha robado el corazón de una manera descomunal, y a sonia también.
-Vale, Shai, para ya.
-No, espera un poco, Jack y Lunne están hechos unos enamorados de mierda, esos son los típicos tortolitos estúpidos que se suicidarían por amor. Tom y Victoria, al final no se casaron. Creo que ella le abandonó en el altar el día de la boda, ya sabes, tipo la canción de novia a la fuga de Melendi.
-Te queda solo hablarme de Catlin...
-Ah... es que yo de muertos no hablo, joder. Es remover movidas que no valen la pena. Pero fue una buena niña.
-Te quiero Shailene, siempre lo he hecho.
-Pero ahora dirás que es demasiado tarde, que he sido una guarra y blablabla.
-He visto a Alberto esperándote allá afuera, en frente, en el bar ese tan retro, la antigüalla, ¿no?
-Sí, siempre quedamos allí, pero ya nunca nos vemos, él sigue yendo para ver si salgo de casa.
-Bueno, pues sí, voy a decir que 'ya es tarde'.
-Eres un cobarde, Jerk...
-Para tí, todos los hombres somos unos cobardes.
-Y para tí, todas las tías que te dan calabazas, somos unas guarras.

abril 10, 2010

askldhqsjla xddd

Como rapera que me considero, me avergüenza un poco decir que estoy escuchando 'aprecia lo que tienes' de Porta (xdddddddddddddd) Pero es que, me ha dado por ver la música que tengo en el Pc, me apetecía escuchar a Rapsus, pero no lo encontraba, me encontré una carpeta 'varios' y me dio por ponerla. Nach, arma blanca, Abram, dlux, may, arianna, la mala y PORTA xDDDDDDDDDDDDDDDD
Y justo ahora la estoy escuchando, y madre mia, que me emparanoio y todo eh.. Madre mia.. -tengo que dejar de fumar, me estoy descojonando sola xDDDDDDDDDD-
hey, hey, Mr sonrisas, jobar, acabo de decir, que no iba a volver a escribir de ti -es obvio, que eras el protagonista de mis historias, amor- PERO JO, venía yo a escribir antes de que me quiten de nuevo el Pc, y me veo una actualizacion tuya, ¡Que mierda! Ya no me molan tus historias. Me hacen sentir maaaaaaaaaaal.
Bah, bah xdddd

Lo llaman agradecimiento, pero bueno.

Yo ayer hablé de Kelly -Jess- y es que ayer pasó algo eh.. xdddddddddddd
LOUSEEEEEEEEEEEEER -sí, se que es 'loser' ¿vale? xddddd-
En fin, que quería decirle a Jessi, que -como ya sabe- yo por ella, hasta el fin del universo.

¡PERO ES QUE HAY ALGUIEN MAAAAAAAAAAÁS!
Mi Patri (L)
Jope, si es que me apoyas en todo, eres increible colega, hacía mucho que no me reía tanto -y pasaba miedo a la vez xddd- aunque una hora antes me estuviera partiendo con Jessi y sus colegas Jako, Gabri y sergio -JAJAJAJAJAJAJ, REPETIMOS EH-
Y es que no es que te ñoña o algo de ese estilo, es que, simplemente, después de la movida de ayer, que para que mentir, fue una movida muy comica xd, una se da cuenta de la clase de amigos que tiene, y me siento de lo más afortunada, eh, así os lo digo, porque Fá, es guay también HAHAHAHAH, y me quiere(h)
¡Y AFRICANAAAA! jobar, Ana y Anny (se llaman igual >.<) son la jodida JUAHDFAJLSDHL
buah, solo me salen barbaridades...
Claro, que no se puede decir lo mismo de otras amigas, pero de esas paso de hablar.
ULTIMO APARTADO, no menos importante, porque me ha hecho pensar más en mi y menos en el (de quien tampoco voy a volver a hablar, no merece la pena.):
Nanita, bueno, Raquel, (si me permites) yo se que me riñes a veces por darte las gracias, pero es que te las tengo que daaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaar, es que te las mereces, por haberme escuchado, y por haberme dejado remover cosas de tu pasado bastante chungas.. no sé, no sé como pagartelo, pero buah, que me alegro mucho, en cierta medida, de que a las dos nos haya pasado esto, porque si no, no hubiese buscado tu ayuda, y no me hubiera dado cuenta de la pedazo de tia que estás hecha.
Que te haces querer eh, y que ahora me da pena que dejemos de hablar xddddddd
ale, lucha por.. tu ya sabes qué o quién o.. lalala(8) -no puedo creer que haya puesto 'lalala' xddddddddd-
Y eso es todo por hoy, hay más gente, CLARO QUE SI, entre ellas Paula.
Pero a Pau, mi amante de zarigüellas, ya le dedicare un apartado para ella sola...
Que gracias por todo, joder.
Gracias de verdad.

abril 09, 2010

(L)

Kelly es la santa polla.
-Perdon por el vocabulario.
ES QUE ME QUEDO SIN PALABRAS.
No soy demasiado buena 'escritora' como para ser capaz de contarles realmente lo que esta tipa me hace sentir, pero solo con decirles que se me hincha el pecho al ver un comentario suyo... bueno, creo que eso lo dice todo.
NO ME CABES EN EL PECHO TIA.

abril 08, 2010

e

¿Sabes que día es mañana?
-Sí, el día en que tú me dejas de querer, y yo te empiezo a odiar.

abril 03, 2010

shut up.

Bien alto, en el cielo, la silueta de la luna hace mella sobre el suelo, iluminando los rastros de los botines grises. El tacón hace huecos en la tierra y tira de ella hacia adelante, firme pero con dulzura.
Ríen bajito. Borrachos y aún con la última birra en la mano, caminando por la parte de atrás de la casa de sus padres. Se dejan llevar por los besos. El ritmo de la música todavía les confunde, les hace moverse con ganas, con frenesí, el uno contra el otro. Y allí están, en la puerta de su casa y con el dilema de dejarle pasar o no. Suelta una carcajada al besarla y se cuela dentro, agarrándola por la cintura, y tanteando con los dedos. Como siempre. Siguen a oscuras por el pasillo, dejan atrás el salón y el dormitorio mayor se les atraviesa en el camino. Sonríen pícaros y se cuelan allí, cerrando su puerta tras de sí.
-Deberías estar en tu casa...
-Y tú deberías estar acostada desde las doce, y mírate, borracha en plena madrugada.
Se le escapa la risa entre los labios, y se sienta a horcajadas sobre él, apoyando los labios en su cuello.
-Ya he perdido mucho tiempo, ahora solo me queda disfrutar.
-¿Disfrutar conmigo?
-Disfrutar con todos, mi amor.
Lo empuja, dejándose llevar por la calentura del momento. Envenenando su piel de amor del malo, y de sexo del bueno. Siempre bueno.
Porque el amor no es lo mejor del mundo; el sexo lo es.

i

http://www.youtube.com/watch?v=rDg9-rrZWys&feature=related
Creo que.. esto resume más o menos todo lo que siento.

abril 02, 2010

un poquito de medicina casera para aquí la señorita.

¿Sabeis qué bloggeros?
Tengo una duda existencial.Una duda que me viene taladrando el cerebro desde hace un buen rato -un dia entero- y no acabó de entender...
¿Puedes dejar de querer -si es que quieres de verdad, mentiroso.- en unos días? ¿Puedes aceptar unas palabras y simplemente, dejar de querer? PORQUE JODER, yo quiero saber como va eso. Necesito un poco de esa medicina o lo que quiera que sea.
¡V! Sí, la chiquita de la cabina de Bressenden Place, ese comentario que te puse, en esa entrada... pues sí, definitivamente, le estoy esperando. Llevo mucho tiempo esperandole, y ¿para qué? para que me deje de querer en tres días. ¿Y me pregunta que si le odio? Dios mío, me está quemando por dentro. Me estás quemando, mentiroso. Y te llamo mentiroso, con todas sus jodidas letras. Ya eso de amor, no te pega. Y mira que me gustaba, eh, que me encanta. Pero no, para qué...
Y otra dudita más.
¿De verdad, la gente es tan... tan... no se ni como llamarla, como para creerse de verdad, que puedo odiarle? Quiero decir, después de tanto, después de tanto tiempo y recibir tan poco, -porque me has dado poco, eh, no te habrás partido mucho para tenerme contenta, chiquito.- Y se ofende porque en vez de decirle, que le quiero, le digo 'te odio'  BIEN MERECIDO QUE TE LO TIENES. Bien merecido, sí.
Y ya no te creo nada. Si eres tan sumamente cobarde, es porque me mientes, y si me has sacado de tu vida así, no es porque no me quieras, es que no te atreves a salir de donde sea que te hayas metido conmigo. Y aquí sigo, eh, aun suponiendo que eres como los demás, aquí sigo, detrás de tu puto culo, para que le eches huevos, y te des cuenta de que me importa una mierda tu edad, tu cuerpo o de donde cojones seas. Yo solo pido un poquito de sinceridaaaaaaaaaaaaaaaaaaad, un poquito nada más. Que me demuestres de verdad, que no eres como los demás, que no me vienes a joder viva tú tambien, que eres distinto.
 Ni me das tu tiempo, ni me das esto, ni me das nada. Un jodido mensaje al día y un monton de disculpas, que luego no sirven de una mierda.
¿Y a que no sabeis que estoy escuchando?
Andaba yo, con Framing hanley, y de repente, me sale un video de basshunter. Y MENUDA DEPRESIÓN, eh.
Fíjate, que cuando me lo enseño -porque yo soy una inculta musical, y no sabia quien era- me flipé mazo con las canciones, y el cantante me ponía muchísimo. Ahora no se si reirme porque en esos momentos estabamos super bien, o echarme a llorar porque ya no me habla.
Lo voy a colgar, porque una vez escrito, y además aquí, en blogger, no tengo ganas de borrarlo.
Ojalá y no lo leas, o sí, leelo y sientete un poquito mal, a ver si me ganas.
Mi amorcito de Katherine.

P.D.: Fá, gracias por lo de ayer. Corbin, tres cuartas de lo mismo. Y Ani, sin duda, ya sabes ¿no?

abril 01, 2010

-esa sabe latín.
La miro al levantarse y asiento varias veces. Vuelvo a fijar los ojos en la nada y cofío en que él venga.
-Siempre viene.
-No, no siempre.
Me pone una mano en el hombro en señal de confort, y sigue la calle adelante.

marzo 31, 2010

infancia.

-Carmen, vamonos, es tarde...
-Voy, espérame cinco minutos más por favor, ya casi he terminado.
El hoyo es lo suficientemente hondo como para enterrar mi cuerpo hasta la cintura. Me siento realmente orgullosa del trabajo que he hecho. Las olas rompen a lo lejos, y el viento hace que mi pelo hondee más de la cuenta, haciéndome cosquillas en la espalda.
Todos están ya casi que fuera de la arena,  yo sigo con las rodillas pegadas a ella, y las manos en la labor de agrandar ese hoyo. Sonrío al notar la tierra más mojada. Me desato el colgante de la piedrecita negra, el de Lupo. -Ya contaré la historia.- Lo dejo en lo que creo que es el centro del gran agujero y aprieto para que se quede sujeto a la arena. Me incorporo y sacudo la toalla que sigue detrás mía. Me pongo la camiseta y echo a correr hacia mi madre.
-¿Otra vez dejando regalitos?
-Sé que alguien lo va a necesitar más que yo, mami.



Sofía seguía enredando con los pies en la arena, levantándola. Mientras, su hermano mayor, la miraba exausto desde en frente.
-Sofi, ¿que haces?
-Quiero hacer un gran hoyo, pero estoy cansada...
-Espera anda, yo te ayudo.
Al final de la tarde el hoyo era tan grande, que sofía cabía entera dentro. Sonrió a su hermano y se quedo sentada allí abajo, metiendo los dedos en la arena y echándola sobre sus piernas.
Su mano chocó con algo duro. El colgante se mecía suave sobre sus falanges, y Jako lo miraba extrañado.
-¿Has encontrado eso ahí?
-Sí... ¿De quién será?
Jako se encogió de hombros y le puso alrededor del cuello ese colgante.
Era mi colgante. Y ahora es el suyo.
-Chicos, ¡nos vamos!
Sacó a la niña del hoyo y agarró su mano. Ambos subieron al autobús y se sentaron en una de los últimos asientos libres.
Después de un gran día de playa, los niños volvían al orfanato.


Desde pequeña, siempre he hecho este tipo de 'regalitos' como los llamaba mamá. Escondía cositas que me habían gustado o ayudado de alguna manera a lo largo de mi vida. Con siete u ocho años, escondí una pala, y yo siempre le decía a mamá, 'Algún niñito pobre lo encontrará y será feliz porque podrá jugar con ella, ya lo veras...'
Quizá nunca la encontrara nadie, o no fuera precisamente un niño pobre, pero eso, supongo que ya no importa.

marzo 30, 2010

le doy un tiro largo, y lo tiro al suelo.
-Me haces daño, y luego te arrepientes. Llegas cuando estoy apunto de olvidarte.
Simplemente, dio media vuelta, y se fue sin decir nada.
-en realidad era mentira, nunca estuve apunto.

You're just a dog in heat.

-Shut up, things have changed now!
-Why are you so mean to me?
-It is love, heaven, only love
-I...I don't understand ... I love you, honey.
-You've never loved anyone.

que te jodan, güey

Me he quedado sin palabras, sin escenarios, sin miradas, sin besos, sin malas formas. Ya no tengo nada más que decir.
Bueno sí, lo del título, eso empápalo bien, que no se vaya nunca de tu puto cerebro.
A tí, y a ella. Que os fockeen.



Pica en el enlace, ¡Soy yo! y disfruta de una nueva bloggera.

Son expertos en quedarme abandonada.

"-¿Santos?
El niño estaba tumbado en el suelo boca abajo. Me acerqué despacio, con pasos lentos, acompasados a los latidos de mi corazón, que parecía que quería dejar de latir en mi pecho. No se movía, y eso me dejó aún más descolocada."

El ruido de un coche al pasar me despertó de golpe y de repente me di cuenta de que era lo que realmente estaba pasando.
No había sido el sol, ni había sido ese tal Santos.
Era algo aún más importante... era algo aún más doloroso, era...
-¡JONI!
Debajo de las sabanas todo estaba lleno de sangre, todo mi bebé se había quedado allí, y los gritos se me amontonaban en el pecho, desgarrándome el corazón. Y que cosas... justo eran las diez.
Volvía a estar sola en casa.

Es una mentira tras otra; una tras otra.

-Se trata de días y días, ¿entiendes?
Le miro con el ceño fruncido. No la escuchaba, de nuevo.
-Niña...
-¡Ay! Perdón, es que estaba pensando en...
-Ya, ya, bueno, ¿podrías centrarte un poco?
-Claro, dime.
-Decía que te quiero.
-Ohm... Oye mira, he recordado que tengo que irme, ¿Te importa que hablemos mañana?
-Yo...
Se levantó sonriendo y le dio un beso en la mejilla, en uno de los ventanales, se le veía apoyado a él, esperándola. Apenas cruzaron la puerta de la cafetería se agarraron de la mano y se dieron un suave beso.
-¿Aún no le has dicho que no le...?
-Dale tiempo, el pobre está enamorado.
-Cómo yo de ti, eh...
Serín esbozó una sonrisa nerviosa, y miró hacia otro lado. Justamente, al bar que acababa de dejar atrás. Y a Joey que la mira desde la puerta con gesto cansado. Piensa este para sí, cuando le dirá a ese chiquillo, que realmente no le quiere.

Siempre sabe hacerle sonreir, el la quiere.

-Contigo nunca es suficiente, ¿Eh?
-Óyeme, no te estoy pidiendo nada, solo ha sido un consejo.
-¡Pero nunca estás contenta con nada!
-A mi me han dicho que no sea conformista... ¡para una vez que hago caso a alguien!
-Siempre igual, siempre igual...
-Vaya, no pensé que te afectaría tanto. Lo siento...
-Ya no importa.
-¿no?
-No, no.
-Pero... ¿que ha cambiado?
La agarro por las muñecas y la atrajó hacia sí, abrazándola fuerte, tanto que ella no hizo otra cosa que reirse. No poder parar de reir. Es la mejor sensación del mundo.
-Ya veo, Korb, ya veo.
Un beso corto, y a la cama a mimarse.
Miraron ambos a la vez hacia arriba sin pensar en otra cosa que en encontrarse con esa persona que ronda por sus pensamientos continuamente. Y allí estaban, el uno casi frente al otro, con los ojos encadenados. Las manos le descansan a él en los bolsillos, crispa los nudillos al verla, al observar su cuerpecito que cruza por su lado casi imperceptible.
Ella le mira con los ojos empapándoseles, acelera el paso para perderle de vista, y parpadea muy seguido, encogiéndose sobre si misma para no rozarle. Deja de respirar unos segundos para no oler su perfume. Y se le escapan un par de lágrimas que bajan hasta sus comisuras.
Él se gira, parándose en mitad de la acera y viendola andar con la cabeza gacha y los brazos atrapados entre sus manos.
Ella sigue moviendo las piernas, cada vez más rápido, cada vez más rápido. Al final, al cruzar la esquina se tropieza con sus propios pies, y cae estrepitósamente al suelo. Levanta las manos, sacudiendo la tierrecita que se ha quedado pegadas a las raspaduras de las palmas, y palpándose las rodillas y notar la sangre caliente, se levanta y sigue caminando para alejarse de ese lugar. De ese tipo.

Los recuerdos casi me alcanzan.

El coche seguía andando por la carretera, ibamos rápido.Todo era perfecto. Estabamos pasando por una carretera desde la que se veía ligeramente el agua del mar. El olor a sal se me metía en la nariz y me tranquilizaba. Busco tu mano, descansando encima de las marchas, la aprieto, y tú sueltas una risita bajito. Te miro, entrecerrando los ojos por el sol, y te miro con el labio atrapado entre los dientes.
Y... ¿sabes qué es lo mejor?
Que estar contigo, me hacía feliz.

marzo 26, 2010

Skunk, eres mi nueva diosa.

La música se cuela en mis oidos al mismo tiempo que sus dedos suben despacio por el interior de uno de mis muslos, apretando de vez en cuando y succionando en mi garganta con suavidad. Con la otra mano me desabrocha la cremallera del vestido, dejandome de espaldas a él, apretando su pelvis contra mi trasero.
Muevo la cintura haciendo que el vestido resbale por mis piernas, y me apoyo en la pared de ese cuarto de baño.
Presiono sobre su pantalón con una mano, mientras, con la otra lo desabrocho, tirando hacia abajo de uno de los lados. Su lengua se confunde con la mía y mis dedos entran en contacto con su sexo.
Un quejido nos interrumpe y solo se me ocurre apretar más, mover la mano. Calentarle.
Eso es lo único que se me ocurre.
'Muerdele, y es tuyo, Mel.'
Ah... lo sabía, chiquito.

el destino fue demasiado brusco.

Un suspiro, y después, nada.
Catlin se arrodilló junto a la cama, con los ojos apretados y las uñas en la labor de clavarse sobre sus piernas. Un monitor junto a ella que acaban de apagar, un médico que sale en silencio de la habitación y tres hermanas agitadas y con las respiraciones aceleradas por el llanto.
Una sábana y varias mantas escondiendo su cuerpo pequeñito y frágil.
Catlin agarra una mano que reposa tranquila en la cama, la aprieta intentando no llorar, intentando reaccionar.
-Mamá, mami, despierta...
Se le hace un nudo en la garganta; ahora es Laura la que se acerca despacio, dando enseguida unos pasos hacia atrás. Catlin la sigue con la mirada, y ella sale de la habitación seguida de sus hermanas.
-Mami, escuchame, tu eres fuerte, tú...
Rápidamente un dolor en el pecho e instintivamente, deja de hablar. Nota el latir del corazón en la sien. Se levanta, y la mira. Ahora está un poco más pálida, y su pecho ni sube, ni baja.
-Mami, escuchame, tú eres fuerte...-repite sin apartar la vista de sus manos unidas, la suya, y la de su madre.
-Abre los ojos, ábrelos, vamos...-Los nervios se van apoderando de ella, haciéndole alzar la voz. La sacude; primero suavemente y cada vez con más fuerza.
-¡Mamá...! ¡Por favor, mamita...!
Un par de enfermeras entran en ese momento, agarrándola y empujándola hacia el exterior de la habitación. Catlin se revuelve furiosa, y se deja caer sobre su madre, cubriendo su cuerpo inerte con el suyo propio.
-Ella se va a despertar, ¿No os enterais? Solo está...
Rompe a llorar, meciéndola contra su pecho, anhelando el calor de su piel y el color marroncito de sus ojos dulces...
Causa y hora de la muerte; Cancer pancreatico. 17:05. 25-02-09.
Catlin ha dejado de respirar.

Santos se ha ido.

Vi como el sol se rompía en mil pedazos, como la luz huía despavorida del mundo. Vi el temor en los ojos de aquel muchachito de ocho o nueve años, dando tumbos por alguna parte de la calle. Noté como la temperatura abandonaba mi cuerpo, dejándome petrificada justo delante del hospital, ese que tan indeleble parecía en ese justo momento.
Perdí al niño de vista, y giré, giré y giré, con las lágrimas agolpándose en mis mejillas, bajando por mi barbilla, y una sensación de vacio me abrazo, cuando sus rodillas tocaron el suelo.
Y la vida se me escapó suavemente entre los labios.

Él me observa, yo te pienso, y tú me olvidas.

8:12Salgo de la cama, como movida por una gran responsabilidad, pero nada más escapar de las sabanas, abro la puerta y me siento en la amaca, con Yerma entre las manos. Dejo las palabras fluir en mi mente, amontonarse en un rinconcito e ir ganando espacio poquito a poco. Me rasco suave la clavícula, arañando la piel con las uñas, y me muevo un poco para que empiece el suave balanceo de la amaca.
Cierro los ojos por un momento, y visualizo en mi mente la palabra amor, algo se me queda parado dentro, y de inmediato, una dancita discreta surge en mis entrañas. Él trastea en casa, le veo reflejado en la ventana de nuestro dormitorio, -no el suyo y mío, si no el nuestro.- seguramente, ya se haya desenfadado y viene a dormir a nuestra cama -ya sabes, tuya y mía-.
Me llevo un gajito de mandarina a la boca; me encantan, definitivamente. Le saludo con un ligero movimiento de cabeza y vuelvo a fijar la mirada en el libro.
Jara lloriquea junto a la amaca, mirandome con ojitos tiernos desde más abajo. Me incorporo y, agarrándola fuerte por debajo de las patas delanteras, la levanto del suelo y la pongo a mi lado. Apoya la cabeza en mi hombro, y sus patitas izquierdas, descansan sobre mi abdomen. Se me descontrola la respiración, yendo al compás de la suya. Jara respira profundo, y a veces mueve ligeramente el hocico, debe estar soñando.
La última página me desconcierta. Una foto usada hacía ya tiempo como marcapáginas, el cielo despejado junto al laguito gris, y tus labios cortejando los míos. La cámara, al final de tu brazo derecho, y mis dedos se clavan despacito en tus mejillas, apretándote contra mí. Él me está observando, le veo de reojo, las falanges entrando por sus boxers, en un intento de captar mi atención. Dejo el libro sobre mi regazo, dejándome llevar por el balanceo de la amaca y por los recuerdos que me han desbordado el corazón de amor y ¿Sabes qué? mi amor, te dije que era más linda sin hache.

marzo 25, 2010

¿Sabes?
Hay algo que tenía que decir, y no me acuerdo.
Algo bueno, supongo, -siempre me olvido de las cosas buenas.-

22:06 P.D.: Acabo de recordarlo, era que te quiero.
I just ... I've lost

marzo 24, 2010

:B

Borron, y cuenta nueva.
Dime que me quieres todo el día y toda la noche, y quizá se vaya el malestar.

There for you.

-¿hola?
dejo caer la mochila al lado de la puerta y sigo recto por el pasillo, ando despacito, relajada. Bostezo y me apoyo en el marco de la cocina. He llegado tarde a casa, mamá ya se ha ido. Una nota en blanco sobre la mesa, que raro, normalmente no olvida ponerme a donde va. Abro el frigorífico y saco la leche, voy a por el nesquick y me siento en la mesa, alargando el brazo para alcanzar una cucharita del cajón. Me muerdo el labio y pienso; 'Se me olvida algo...' Me levanto con una sonrisa estupida en la boca y me subo a la encimera para alcanzar un vaso. Sigo hasta mi cuarto y me siento detrás de la puerta, me acerco el vaso a la boca, apoyando los labios en el borde.
-¿Mami?
Sacudo la cabeza varias veces y doy un sorbito. Encima de la mesa está la notita que yo esperaba haber encontrado en la cocina, me incorporo y leo. << Vuelvo en cuatro horas, voy al hospital; mamá.>>
Agarro la mochila y la pongo sobre la cama.
-chiquito, hoy se te ha olvidado sonreirme.
Frunzo el ceño y me quedo boca abajo, abrazada a la almohada. Voy a esperar a que llegue. Hoy tengo mamitis aguda, y una sensación de vacio que me come por dentro.

marzo 23, 2010

m.

Hoy es día de despedidas, de ilusiones y de recuerdos.
Pero el mío se queda sin despedidas, sin ilusiones, y espero que sin recuerdos.

marzo 20, 2010

Hoy va a llover y se me va a desnublar el corazón.

Es Ani.

http://whitedream13.blogspot.com/
Esto es lo más bonito que he leido, en el último mes.
O al menos, lo que me ha hecho pensar más en los demás.

Volvemos al principio de la historia.

He aprendido a odiar el quererte.
Si pudiera arrancármelo de adentro...
Y aquí sigo, eres la persona que pensé, que quería.
Llegas cuando estoy apunto de olvidarte.
Yo me voy a buscar el tiempo que perdi, siempre queriendo recordar quien soy.
¿qué es lo que va mal?
¿Mi cabeza?
Lo siento...
Solo me sale escribirte a ti, y ni si quiera se que tengo que decir, se me mueren las palabras en la boca, o en la punta de los dedos, mejor dicho. 'hoy estoy mejor sin ti'
Ojalá fuera verdad.

marzo 18, 2010

Eres tú, chiquito, siempre lo has sido.

Mirándole a través de la ventana, jurarías, que tiene algo que contarte, y quizá para mañana ya sea tarde.
Te enamoró siendo una niña, y aún te duele verle vagabundear de cama en cama, en todas menos en la tuya.
Peínate, que se hace tarde para entrar en la facultad. Ponte guapa, anda, o al menos... ponte la falda gris, que te queda muy bien. Lo malo, es que tu te piensas que a él no le gusta, y a él, le gustan todas, hasta tú. Parece que se vuelve loco con unas piernas de mujer, -y lo que no son sus piernas-.
Pero no te pongas triste, ese hombre no será tuyo nunca, porque no será de nadie.
Morirá solo, con la única compañia de la melodia de aquella antigua canción que tanto le recuerda a si mismo, o más bien... aquella antigua canción, que tanto le recuerda a tí, y eso, sin darse cuenta.
Morirá enamorado de tí, pero solo en su subconsciente, y eso ya es mucho para alguien como él.
Es él.

Los gestos valen más que mil palabras, Mario.

Carolina cierra los ojos y se deja llevar por el olor a hierba y agua. La barca se balancea suave en mitad del lago, y ella apoya la cabeza sobre su mano, tatareando una canción.
Mario la mira con los ojos entrecerrados y la llama con un solo chistar.
-Dime
-¿Nos vamos ya?
-Espera un ratito más, solo un ratito...
Entre el baibén de la barca, y el perfume tan fuerte de Carolina, se está mareando y no sabe si estará igual de guapo, después de sacar el desayuno.
-Estoy un poco...
Ella abrelos ojos y le mira, ladea la cabeza con una sonrisa dulce y agarra los remos para llegar a la orilla.
Defiende el bien de los demás, antes que el suyo.
Que mujer, piensa Mario.

marzo 15, 2010

Llevate hoy el paraguas, que llueve.

-Te estará esperando al lado de la estación, como las otras veces que la vi. Llegarás y le darás un beso en la comisura, para no sentirte del todo culpable por pasar tu tiempo libre con quien no debes. Mímala, que a ella le gusta, agárrala de la mano y tira con suavidad, como el Martes pasado, que te vi entrelazar los dedos con los suyos y acercártelos a los labios para besarlos. Cuéntale todo tu día, sin omitir detalles, sonriéndole al final de cada frase, bueno, y en las mitades también.
Yo te espero en casa ¿Vale? Pero no te procupes, de verdad, yo me conformaré con esos ratitos que me dedicas, confía en mí.
Que no sospeche que me has visto esta mañana. No le recuerdes que duermes al otro lado de mi cama. Cuéntale que ya ni me tocas, que no sientes lo mismo y no necesitas mi cariño. Dile al oído que la quieres, pero sin pasarse, solo menciónalo, para que cuando tenga ganas de llorar se acuerde, y sus ojos se llenen de brillito del bueno. Mírala fíjamente cuando tengas que decirle algo serio, como el Miércoles pasado, ella seguro que te baja la mirada nerviosa, que mira a lo lejos entrecerrando los ojos por culpa  del sol que le da en plena cara, verás sus ojitos colorearse más amarillitos que de costumbre, y no serás capaz de reñirla porque se te hinchará el pecho de amor. Luego volverás a casa otra vez y me dirás 'Hola, chiquita' sin mirarme, sin darme un besito en la frente, sin pasar una mano por mi cintura, sin colar la punta de los dedos por debajo de mi camiseta, sin acariciarme la piel. Tomarás algo y te irás directo a la cama.
En otro intento nulo de saber de ti, te preguntaré que tal el día, y con un simple 'agotador, me voy ya' o con un 'mañana te cuento' te tumbarás en la cama, invandiendo tu espacio y el mío, pero me da igual, me tumbaré en el extremo de la cama y te desnudaré, te dejarás hacer, como siempre, y te meterás en la cama arrugando la nariz de esa forma tan graciosita tuya, yo me quedaré sentada en la ventana de la cocina un rato, quizá hasta me decida por coger el tarrito de miel. Nah, no creo. Pero el Jueves... Yo se que el Jueves ella te convencerá por fin. Que le morderás los labios en mitad de la calle, sabiendo perfectamente que yo estaré al otro lado de la tacita de café del bar de la estación, y que no cerraré los ojos para no perderte de vista esos segunditos, que serán los últimos. Y ¿Sabes qué? Volveré a casa, y dejaré la puerta abierta, igual que los días en que la veías pero volvías a dormir a nuestra cama, quizá incluso deje una llave escondida fuera, por si algún día me olvido de ti y cierro la puerta sin pensar y te la encuentras cerrada.
Pregúntale porque se ha llevado lo que más quería, y cuéntamelo cuando vuelvas.
Porque...vuelves, ¿No?
Sabes que yo te quiero millones.

marzo 05, 2010

Y luego me tienes que mimar.

-Háblame, que en el fondo sabes que te escucho. Aunque no lo parezca, aunque ponga malas caras, aunque no me digne a mirarte. Siempre que no seas Dani, si eres él, puedes ahorrarte la saliva.

febrero 20, 2010

Sí, ustedes.

Me encantais cada uno de vosotros.

febrero 15, 2010

Escuchando ahora Morodo, se me ha ocurrido que igual te has acordado de la sudadera que te has olvidado en casa, pero como no se si es o no verdad, voy a salir con ella hoy. A ver si me ve todo el mundo con ella y se acuerdan de que tu tienes una idéntica, con la misma quemadura en el antebrazo y con ese olor tuyo tan varomil -que hay que joderse como me pone.- y bueno, ya si me ves tú, te dejo que me la quites un ratito, pero tienes que ir a mi casa a por ella más tarde, que me la debes, eh?
muás.

febrero 10, 2010

:B

Seguro que mañana se te olvida traerme esa rosa que decías que era azul con manchitas lilas. Que ya lo sé, ¡Que de ti no me puedo fiar! Bueno, yo por si acaso te espero en la puerta de casa, con el camisón rosina y las chanclas de la playa.

febrero 08, 2010

Soy yo, todas esas soy yo.

Soy yo, como todo lo que escribo ahora. Soy yo, solo tienes que fijarte. No es muy difícil percatarse de que ahora todo está del revés, ¡hasta yo! Porque soy yo. Soy yo.
Y tú, y él, y mis amigos, y mi madre, hasta mi padre. Soy yo. Soy vosotros. Somos nosotros. Y he perdido la partida, muchas malas jugadas, pero óyeme, esta es la buena.
Claro, de cada cien acierto una. este es mi acierto. ¿o no? bueno, quizás no, pero que más da. Si no fuera el caso, borrón y cuenta nueva. No soy la primera, -ni la última.- ni soy 'virgen' en eso, yo no soy virgen en casi nada ya. Una pena.
Soy yo. Una puta caprichosa, vale, sí, lo de puta me define más, ¿Y...?
Que bien me siento esta noche, se nota que no ha sido un mal día. Se nota que hoy he tenido todo lo que he necesitado -barra- querido. Hasta una sesión de medioabdominales, para que luego digan que no soy deportista. Y ¿sabeis qué? He vuelto a fumar. Sí. Aquí hay de todo. Putas, anorexicas, enamoradas de ambos lados, alcoholicos, y yonkas, ahí estoy yo. En las medioyonkas como los medioabdominales de esta tarde. Y le he dado bien, todo lo que no probé en un mes corre ahora por mis venas, y sabe dios por donde más. La mirada nublada, y me enorgullece decir, que no estoy llorando. La risa floja, -¿a qué es agradable esa risa? Y la felicidad pintada en la comisura de mis labios.
Soy yo. Te lo juro. Esta soy yo. La que se quedaba llorando al final del pasillo diciendo 'mami, no te vayas...' agarrada a la oreja de mi peluche -era un conejito-  la que quería acercarse a la mesa a comer, y que quería que su hermana Lala le volviera a contar la historia de los huskys de peluche. La que correteaba por casa con el pincel en la cabecita, y con el pijamita de muñecos y sus barbies y como no, el ken, se dedicaba a jugar a las familias felices, donde la cama, los sofas, la tele, y todo lo demás, estaba echo con las caratulas de las cintas de video. La que tenia que dormir agarrada a la mano de Alba para poder dormir.
Soy yo, ¿sabes? La que se quedaba una hora en la cama pensando si debía echarse una carrera hasta la habitación de mami y papi  y decirles que tiene miedo, que cree que 'debajo de la cama de Albi hay un mostruo', también la que juega con Vanessa en la Ermita a las brujitas buenas, y como siempre conseguía ganar. La que se cortó el dedito en navidad con un cuchillo al intentar cortar turrón -la próxima vez, le diré a que me lo parta...- La que se echó a llorar porque soñó que un payaso mataba a su mamá.
Esa soy yo, y muchas más cosas.

Chupadme un pie.

Esto no es ninguna historia, esto es que me apetece descargarme y elijo mi blog para hacerlo, que para eso es mío.
Tú fíjate, yo con Raúl, que se estaba acostumbrando mucho a tratarme mal, mi madre, echa cisco, mis colegas, más perdidos que la hostia. Y yo con una mala leche que me va comiendo por dentro.
Dios, que asco da la gente. Y quereis llamaros amigos, vamos hombre, no valeis ni como comadrejas, estiraos.
Y encima me sale la vena extremeña, DIOS.
Que te deeeeeeeeeeeeeeeeeeeen, no, que os deeeeeeeeeeeeeen mucho por el culo.
Disculpadme por el vocabulario, no recuerdo que eran las palabras finas, y eso que me estoy comportando.

ea, con Dios, gilipollas.

¡Yo quiero creer que sí!

-Son secuelas, únicamente son secuelas, pero no se ya donde esconderlas. Claro, es eso, eso que dices, sí. Si ya lo sé... ay, de veras que lo sé, pero no hay forma, no consigo... exactamente... menos mal que tú me entiendes, chiquito, porque desde luego, muy bien no me sentiría si no.
La mirada perdida del peluche desconcertaba a la muchacha, que se reía nerviosa, mirando a su primo y seguidamente, volviendo la cabeza hacia esos ojos de cristal.
 -Paul, ¿tú creés que me contestará algún día?
Sin poder evitarlo, una carcajada resonó por la habitación, y la otra, acabó por hacerle el eco.

Hay un fin de los tiempos, aunque no lo sepas.

Quiere vengarse de cada milímetro de piel que le ha robado, quiere continuar sintiendo que está viva y que él no la tiene. Saldrá a la luz todo lo que le ha hecho, claro que sí. El tiempo lo dice todo, y claro, es obvio que mañana no será el día, pero no importa. Ella está dispuesta a seguir con sus planes hasta el fin de los tiempos.
Porque hay un 'fin de los tiempos', ¿sabías?

febrero 07, 2010

Betagarri y Korbintxo.

Lo intento y no consigo, imaginarte en amarillo, tu eres verde, mi verde preferido,ver desde fuera lo ocurrido, que fácil es morir dormido.

 
'De mi Corbin, que me dice cosas muy bonitas, con cantantes muy guapos.
Tú si que sabes sacarme una sonrisa.'

Para muchas cosas.

Hoy es una noche para pensar, para razonar, -para fumar también- para querer, para admirar y sobretodo, para calentarse.
Hoy Charlotte tiene que decirme varias cosas. Por ejemplo, como ha dejado que sus mejillas se sonrojen cada vez que le ve a él. Sobre todo, sabiendo que él es solo mío. Que lleva mi -no- nombre tatuado, y que lo quiero solo para mí.
Bueno, vale, te lo presto los Domingos y los Jueves, que son los días feos, o no, mejor te lo dejo los martes, que me resultan repugnantes.
Pero no podrás mimarlo si quiera los demás días. Porque el estará deseando que lleguen mis mimos.
Hoy Charlotte tiene que decirme varias cosas. Por ejemplo, porqué su pelo rojizo se está volviendo tan anaranjado, y porqué se está dejando ir tanto con los dulces.
Al final se va a arrepentir, porque ella es así. Ella siempre se acaba arrepintiendo.
Hoy Charlotte no quiere hablar conmigo. Creo que se ha enfadado por tener que contarme siempre todo. ¿Creés que mañana me lo querrá contar?
Me parece que Char, mañana, solo va a querer escucharme llorar.
¡PERO NO HOY! Hoy es un noche para pensar, para razonar, -para fumar también- para querer, para admirar y sobretodo, para calentarse.

Ya sabía yo que mi ombligo no era único.

Cuando se te empiece a congelar el ombligo, como a mí, solo tienes que seguir andando, porque con cada paso de esos cortitos que das por la calle, unos veinte metros más atrás de tus amigos, te recomponen cada parte del cuerpo. Ya se que tú andas pensando en otra cosa, y que te da un poco igual ir muerta de frío, pero cuando llegues al local, te vas a quedar tan helada que ni pensar vas a poder.


Alice me ha dicho que no te preocupes, que las cosas pasan 'a tu edad', An dice... bueno, An aprovecha para hacerte mimos, que yo se que le encanta, y por una vez...

¡Pero no te olvides!, sigue andando, que si no, la vamos a tener...

febrero 06, 2010

Jara pasea de un lado a otro de la casa, con ojitos contentos, los pequeñines corren detrás de ella chocándose entre sus patas cada vez que ella da la vuelta para seguir su camino.
Yeira se ríe viéndolos trotar entre aullidos y ladridos agudos.
Kurt, sentado en el suelo mira a su hermana y no es capaz de no imitarla, al verla tan feliz.

febrero 05, 2010

Lo que tiene que hacer una, macho.

Unamuno se me ha quedado atascado en la cabeza, no tengo ganas de pensar. No sale nada diferente ahora, creo que me duele el piercing, y no soy capaz de concentrarme por eso.
Estoy discutiendo con la que se supone es/era mi mejor amiga.
Mi novio está sopa en mi cama, y yo sentada en el suelo con el PC escribiendo no sé el qué.
Le clavo los dedos en las costillas, se remueve y me apoya una mano en la cabeza, pero no se despierta, me acaricia la nuca, y me pellizca la oreja, pero sigue sin levantarse.
Mira que le digo que lo haga, que tenemos que estudiar, pero nada, no hay forma.
Dejo el cigarrillo en una de las ranuras del cenicero y me siento a horcajadas sobre él. Ya parece que se está espabilando. A penas son las cinco y media, y me atrae hacia él, y me acuna. De verdad que se ha despertado, sí
Pongo un poco de Reggae, nos fumamos un lindo canuto, y nos zambullimos debajo de las sabanas riéndonos.



Es imposible dividirlo todo, de verdad te lo digo.

febrero 02, 2010

Hace frío por las mañanas, hoy no me libro de llevarme la sudadera, pero el guante lila lo dejo en el cajón de la derecha y la bufanda se puede quedar colgada en el armario. Hace frío, pero tampoco es para tanto.
El nesquick no estaba fresquito hoy, Franito ha terminado con la leche y he tenido que bebermela del tiempo... estaba un poco malo, pero bueno, me ha gustado.
Todavía me huelo la colonia en el pelo, al alisarlo se ha quedado impregnado el olor, -¿por qué nunca me había dado cuenta?
Tengo que pintarme los ojos, y los coloretes... no se dónde están mis polvitos...
¡MIS UÑAS! menos mal que en el instituto no hay nadie que me interese... y que a él le da igual lo que me haga en las uñas, porque esa es otra, siempre me ve guapa, no se le escapa ni una, a este mi chiquillo.
Hoy además pienso llevarme las deportivas, buah, no me apetece nada nada arreglarme, asi que los vaqueros esos caidos, unas bragas negras -porque se me van a ver- y la camiseta a rayas, ea, lista y preparada.
aaaaaaaagur.

febrero 01, 2010

Se le ha olvidado calentar el chocolate y el frío que no hay se le cuela por la rebeca gris.
Ahora sí que está agotada.

enero 25, 2010

Creo que se te ha colado algo en el cerebro, chiqui.

-¡Espera! Mira, mira esto.


Señalo el cigarrillo disipándose en una calada entre mis labios, dejando al humo deambular por mis pulmones. Te me quedas mirando, con esa risita que te sale, cuando estás viendo algo, que de una forma u otra, te fascina.

-Cariño, no me mires con esa cara, ¡Hay bastante para los dos!

-P-pero…

Lo siguiente que se escucha es una carcajada, sonora, limpia. Se me escapa entre las comisuras como quien no quiere la cosa, y se clava en tus oídos y ¡Cómo no! En la boca de tu estómago, haciéndote retroceder unos pasos y agarrar mis caderas, balanceándolas al ritmo de mis risas.

Casi parece que huelo tu camisa cuando das el primer calo. Ladeas un poco la boca, para que la bocanada no me venga a la cara, y mantienes tu mirada fija en la mía. De veras quiero bajarla, me pone nerviosa que me mires tan fijamente, pero en serio, no me veo capaz. Ahora me dejo llevar por la música que se escapa del lector de CD’s sin pausa, escuchando ese Drive my Car. ¡Mis Beatles! Wow, ¡Se me ha erizado todo, solo de pensarlo! ‘Baby u can drive my car, and baby I love u pi pí, pi pí, ¡yeah!’

Y la música se para. Y yo me giro y te miro con una mueca de fastidio pintada. Sonríes en mi dirección y le das al Play. ¿Framing Hanley?

Levanto las brazos en un movimiento lento, sin prisa, siguiendo siempre el pulso de la canción. Lollipop resuena en mis oídos, mandándome en Éctasis, y a tí conmigo, disfrutando de los movimientos lúbricos con los que tus ojos se maravillan.

-Ven aquí, ¡vamos!

Parece que te estuviese arrastrando, te acercas con el ceño fruncido, y noto como te frota las manos, nervioso. No puedo evitar sentirte extrañamente bien. Es más mío que de él mismo.

enero 19, 2010

Cariño, casi parece que todavía tienes esos seis años y tu antiguo Rimmel azul.

Se acaban de llenar de luz los pozos esos suyos que llaman ojos.
Y ha calculado, milimétricamente, cada poro de su piel y los a puesto a la misma distancia.
Y ha rellenado sus pestañas, con un negro, que más que negro, se parece a ese rimmel azul que usaba cuando tenía seis o siete años para jugar a las mamás, ese que te pinta de un colorcito extraño la punta de las mismas.
Y ha pintado sus labios de un rojo, que más que rojo, yo lo llamaría marrón, pero ella se empeña en decir que es carmín, -rojo putón, vamos.- y no hay quien le saque esa idea de la cabeza.
¿Y sabes qué más? sus pómulos están sonrosados, ya sabes, con ese colorete tan rosa, que hace que su piel -poco- pálida, parezca la más delicada del mundo.
La camisola azul casi tapaba la falda vaquera, y las mayas azul electrico hacían sus piernas realmente agradables a la vista, acabando con unos botines de interminable tacón grueso.
La chupa de cuero tapaba ligeramente su cuello con la tira abotonada, y la pulsera roja de pinchos de primer grado de su hermana, sobresalia ligeramente sobre su muñeca.
-An, ¿Te acuerdas de cuando jugábamos a ser mamás?
-Claro, tú siempre usabas ese extraño rimmel azulón. ¡Parecía que tenías las pestañas infinitas!
-Y tú te pintabas los labios con el rojo putón que tu madre se ponía para salir con el guaperas de la cazadora, ¿Te acuerdas?
Las carcajadas resonaban en la esquina del Heilig bloed, junto al banco verde donde ella fumaba, y su amiga An, se tiraba las horas escuchando esa música tan suya.

enero 17, 2010

Pásate a por mí y luego vemos donde dormimos

-Se me ha erizado todo, eh.
Su única respuesta fue un segundo muerdo, con el que atrapó esta vez el lóbulo de la oreja izquierda.
El bar estaba bastante lleno, y la cerveza se calentaba sobre la barra.
-Haz eso otra vez...
Se rió bajito y le lamió el cuello despacio.
-¿Ya me estás echando del bar?
-¿No lo hago siempre?

enero 15, 2010

Sí, sí, de verdad.

Al final, va a resultar que es verdad que una sonrisa te ilumina el día. ¿eh?

enero 14, 2010

Mi má.

Dicen que no se preocupa por nada, que es una tía de las que van como quieren, cuando quieren y a donde quieren. Y es verdad.
Ha llegado un momento en el que ni los míseros intentos de ese tipo -hace un año la hubiese enloquecido- le resbalan de tal manera, que él se cabrea cada vez que la mira. Ha llegado un momento, en el que su vida, bueno, la mía, ha dejado de contar pasos, y de girar alrededor de todo un mundo de hipocritas, que ya conmigo tengo mucho. Se ha enterado de que la vida la tiene que valorar, y no lo hace, porque yo se que no lo hago, pero bueno, ¡Se intenta, oye! -mentira.
Ya está. Paranoias fuera.
Que sí, que el mundo parece una mierda, que lo que toca toca, y a tomar por culo.
Tengo la mejor madre del mundo, y los dieciseis años más inolvidables a su lado. Que vale, que me la quieren quitar, ¡que sí! Pero que en mi corazón se queda, eh. Que es lo único bonito que me queda, lo único por lo que me levanto y tengo ganas de llorar, -O de reir, hoy es su Cumpleaños.- y es de esos miedos que se te meten muy adentro, y te hacen tener un vacio muy molesto en la boca del estómago. ¿Pero sabes lo mejor? Que de repente, sin venir a cuento, se me viene otra persona a la cabeza. Y ya, ya no se pensar en otra cosa. Y es que son tan parecidos y a la vez tan diferentes... Y yo soy tan mala hija... Y me quiere tanto, por dios...
Hoy le voy a regalar a mi madre, un corazón, y, como sea compatible, pienso donarle cada uno de mis órganos, para que ella viva por mí. Y para mí. Que aunque no sea la más cariñosa, la más estudiosa, o la más responsable, me va la vida en ello. Yo no se que voy a hacer dentro de unos meses. De verdad que no lo sé. Creo que me voy derechita a un Psiquiatrico.

enero 08, 2010

No se bien decir que no.

-Quizá mañana no tenga ganas de verte.-Mis dedos se enredaban con tu pelo, y mi boca, siempre en la labor de morderte, articulaba palabras con un sentido un poco extraño. Tú solo respirabas profundo, con los ojos cerrados, casi dormido.- ¿Me oyes?
-Sí, te escucho...
-Quizá mañana no tenga ganas de verte.- Repetí con voz neutra, -realmente, estaba ligeramente acelerada.- alzando la mirada para que separases los párpados y me llenasen tus ojos marroncitos.
Tú negaste con la cabeza, era evidente que no te creías tal cosa, y me acunaste hasta que acabé dormida, sobre tu pecho. Escuchando el latir de tu corazoncino, y tu respiración profunda.

enero 07, 2010

Yo y más yo.

Quiero destacar la tranquilidad que sientes cuando pensabas que estaba todo perdido, y más tarde, con una mirada o con un solo gesto,te das cuenta,de que esa amistad que tanto temías haber perdido, sigue existiendo, aunque con las nuevas experiencias de lo vivido sin ti.

C.

¿Qué te parece, Mister perfecto?

Hoy tengo ganas de columpiarme, o de subirme a un arbol. Sí, eso, ahí seguro que se está bien. Porque te voy a ver desde las alturas, y no vas a ser más que un monigote a mis pies. Mi cabeza está sobre la tuya, metros y metros más arriba.
-Eh, ¡ayudame a subir ahí!-Me miras con esa mueca rara que pones cuando no sabes que quiero decir. Yo sonrío pícara y te zarandeo suavemente por los hombros.-Venga ¡ayúdame!- Y no puedo hacer más que, alzarme sobre mis talones y morderte la barbilla, y subir, y rozar tus labios, a ver si asi logro que reacciones. Y al final, acabo con la espalda pegada al árbol, ¡y yo quería estar arribita del todo! Pero tú te empeñas en que así, estoy muy bien, que no quieres que sea más, ni menos. Que así, con cada parte de mi cuerpo, te quedas embelesado, y que ni mucho menos me cambias.
-¿No me cambiarías?
No contestas. Solo me recorres con los dedos. Y, aunque me quedo mirándote fijamente, esperando mi respuesta, acabo por desabotonarte la camisa, por dejar marcas en tu cuello, y por tener que ponerme de puntillas, para llegar de refilón a tus labios.

¿No es encantador?

Impulsiva.

Un comentario en la entrada siguiente, me ha hecho pensar.
¿Y si las cosas las hicieramos siempre sin pensar?
Yo creo que saldrían incluso mejor.
Impulsiva.
11 de Octubre, 2009.
-Me voy.
-¿A dónde?
-Con él.
-¿Q-qué..?
-Las cosas se han terminado, rompo con todo el mundo.
-Pensé que era distinto.
-Y ES distinto, pero estoy cansada de peleas, todo son discusiones y mierdas.
-Yo te quiero.
-Y yo.
-¿Entonces?
-Solo... admítelo, por favor. Yo se que tú me vas a entender. Siempre lo haces. Ahora no tiene porqué ser diferente. Hemos terminado esta fase de nuestras vidas.
-Katherina, así no son las cosas. No puedes tirarlo todo por la borda.
[...]

enero 05, 2010

El último regalo junto a la chimenea, mientras Ka corría como un loco por la casa.

-¡DATE PRISA!
-Ya, ya vooooooooooooy.
-¡Que se va a despertar Yeira!
-Solo un segundo, ¡por favor!
El último regalo lo dejó cerca de la chimenea, se quedó embelesada apenas unos segundos y luego salió corriendo del salón dejando la luz apagada.
Se metió en la cama con el camisón de listas marrones y espero pacientemente.
Un par de minutos después, Kurt corría como un loco por la casa, entrando en todas las habitaciones.
-¡HAN VENIDO! MAMÁ ¡LOS REYES HAN ESTADO EN CASA! ¡Yeira despierta!
Ella sonreía desde la cama, y se restregaba los ojos con las manos, como quien no quiere la cosa.
-Kurt, ¿Hay algo para mí, enano?
-¡Claro! Hay para todos, ¡Corre, sal de la cama!

Que bonito es ser un niño pequeño, ¿eh?
Yeira lo era cuando estaba con Ka.

Solo nos falta la música.

10:59.
-Oye, ¿Has llegado?
-Eh... espera, me queda un minuto, Ya me estás esperando?
-Me queda un minuto, allí te veo.
No pasaba nadie por la calle, y cuando adentré los pies en la fina arena, la noté más fría que nunca.
Sentí sus pasos tras de mí, pero no me giré hasta que llegué a la orilla.
Sus manos rodearon mi cintura, atrayéndome hacia él, apretándome contra su pecho.
-Hola, chiquitina.
-Hola, hola.- Dije contoneando las caderas.- ¿Qué tal el día?
-Bueno, llevo llamándote desde las tres de la tarde, pero me di por vencido y salí a tomar unas cañas.
-¿Sin mí? Muy mal, eh...
-¿Pero tú ves como estás? Si yo creo que hasta te dura, todavía.
-Eh, no. Solo tengo un poco de resaca, nada más, gato.
Me di la vuelta, quedándome de frente a él.
-Vale.
-Pero, tú me perdonas, ¿a que sí?
-¡Pues claro!
Pegó sus labios a los míos, y yo me reí entre dientes.
¡Que gusto!

enero 04, 2010

Déjalo ya.

-Y... ¿Quién dices que eres?
-No lo he dicho.
-Bueno, ¿Y a qué esperas?
-Yeirina, a ti te da igual como me llame.
-Eso lo decido yo. Has entrado en mi cuarto en plena noche. Me has tapado la boca. Me has sacado a hurtadillas de mi casa. Y para colmo, ¿No vas a decirme como te llamas?
-No. No voy a decirtelo.
-¿Entonces qué...?
-Es Henrik quien te busca, quiere que te de esto y que dejes no se qué negocio. Y quiere que lo hagas ahora.
-¿Estais locos?
-Yo no, pero él... En fin, tú solo hazlo. Es lo mejor para tí.
Siguió andando, calle abajo, dejandola atrás. Porque ella también andaba, pero mucho más despacio, mucho mucho más. Estaba agotada. Solo quería volver a casa.

enero 02, 2010

Casi las ocho.
-Venga, tía, levántate ya, ¿No?
-¡Deeeéjame dormir!
-¡Pero son las ocho de la tarde y Jota te ha llamado cuarenta veces!
-Que llame una más y me levanto...
Aitana la desarropó de mala gana.
-Como no te levantes, se va a enfadar contigo, tu verás.
Gin se levantó refunfuñando, y tal cual, se metio a la ducha. Eso le hacía falta, una buena ducha fría que le baje la resaca.
-¡Mandale un mensaje a Jota, y dile que nos vemos a las 11 donde siempre!
-¿Dónde siempre?
-Él sabe donde es, ¡Corre!

[...]

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.