diciembre 28, 2009

y se engaña con promesas, con promesas para nadie, yo se bien por qué se pierde, ella se pierde por pensarte.

Sacó una cucharita del cajón y se sentó en el alfeizar de la ventana, tarrito dde miel en mano y un paquete de Lucky, por ahí, por algun bolsillo de su bolso.
-¿Sabes, Jara? A veces me pregunto porque todo tiene que ser así. Porque tenía que haber conocido a esta gente y no a otra. Porque tengo esta madre, y no digo que no la adore, o este padre, me atengo de hacer comentarios, y... bueno, todo eso.- Gin mira a su perra, que con ojos de sabia, -o que ella quiere creer que lo son- la observa, con la cabeza apoyada entre sus piernas, y resoplando de vezz en cuando a las estrellas.
-Pero también pienso otras cosas, como por ejemplo, que tiene él de mí, quiero decir,-intenta explicarle.- por qué, sin verle cada día, me da la sensación de que cuando estoy con otro, le traiciono, ¡Y mira que a mi me da igual! Porque ya sabeis, y digo sabeis, porque él también lo sabe Jari, que para mí, el sexo, no es más que eso, pero... ¡ay! No sé, no sé...
Pone los ojos en blanco y sonrie levemente.
-Y lo mejor, es que seguramente no te estés enterando de la mitad de lo que digo, pero al menos tú me escuchas, gordina.
Jara se acomoda más, y la mira, le lame la mano, y Gin aleja la cucharita para que no pruebe su miel.
Jodida miel.
-¿Y que hago comiendo esto ahora? Agg, Jarinna, soy lo peor, ¿Eh?


Jara se queda dormida escuchando las palabras de su dueña, que como humana normal que es, acabó por echarse a llorar cuando el reloj marcaba las 4.50 de la madrugada.

No hay comentarios:

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.