noviembre 12, 2009

Apenas eran las ocho de la mañana y ya iba por el quinto pitillo. Se le consumían entre los dedos, sin llegar a probarlos. El vestido blanco dejaba ver unas bonitas piernas, aunque pequeñinas.
La miraban de pasada, llevaba el pelo muy liso y el flequillo caía con cuidado sobre su frente.
Tenía los ojos llorosos, casi no había dormido, Kurt era muy molesto como compañero de cama.
Sonia llegaba a casa cuando ella ya se iba. Era auxiliar de enfermería o técnico de auxiliar de enfermería como se empeñaban en llamarlo ahora.
Llevaba más de un dia entero trabajando, se la veía cansada, asi que Yeira se puso de puntillas, le besó la sien y salió de casa sin separar los labios.
A penas quedaban unos minutos para que empezaran las clases cuando se giró y la vio. Con su sudadera roja, esos ojos azules tan bonitos y su sonrisa siniestramente perfecta.
-Hola Yeirina.
-Sémele.

6 comentarios:

Hollie A. Deschanel dijo...

No debería fumar tanto.

Muás!

-=Theysa=- dijo...

Uffff. Yei me desconcierta...

Saludos de sábado! (:

Cinderella dijo...

mmmmm... que interesante es tu blog.

DosBichos dijo...

Nos gusta tu blog. :)

Muás.

Bohemian Queen dijo...

Hermoso blog!
Me encantaron tus textos..
Besos

Norae BC dijo...

Yo me pierdo entre tanto nombre, pero no debe ser muy feliz si deja que se le consuman los cigarros en los dedos a las 8 de la mañana :/


¡Un beso!

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.