septiembre 08, 2009

Una lección.

Y todas mis sonrisas volaron con mis palabras contenidas, pues deshice mi voz.

Nunca pensé que mi cuerpo aguantara tanto, teniendo en cuenta que mi corazón esta tan dañado que es prácticamente inexistente y mi alma esta tan triste que llora como una niña pequeña, atemorizada y desprotegida.
Pero aquí estoy, sigo en pie aunque a cada segundo que pasa siento que se me va la vida, que cada vez que me muevo pierdo unos minutos de mi tiempo, unas horas. Y en realidad esta no es mía, soy la marioneta de alguien, de un ser cruel y despiadado, que oprime mi alegría y desencadena un suceso llamado “vida” Pues le encanta llenar mis ojos de lágrimas y partir mi corazón recomponiéndolo a su deseo, como si de un puzzle se tratase. Pinta mi alma de colores oscuros y la maltrata, lo sé porque ella me llora, llora y agoniza de dolor, su llanto es terriblemente amargo y triste. Ese ser confunde mi mente, hace de mi cabeza un caos, mezcla mis pensamientos, altera mis miedos, hace de mí una persona detestable. Hace con mi cuerpo lo que quiere, unos días lo acaricia, otros lo araña con sus afiladas uñas, según le apetece, lo tortura hasta que me oye gritar desesperada.A veces me susurra al oído palabras bañadas en angustia o sentimientos, y yo, comienzo a sentir que muero cada vez que inhalo aire, cada vez que doy un paso, cada vez que abro los ojos, y es entonces cuando subo allí, a lo mas alto, extendiendo los brazos en cruz y decido si mi vida, esta vida manejada por ese "ser", vale la pena o no.

Y me decido a seguir pues estoy harta de ver como la manipulan… pues soy al única que lo puede hacer y me doy cuenta de que, quien la ha tratado de manejar es la vida misma… que me quiere dar una lección, una lección que me acompañara y me ayudará el resto de mis dias…

No hay comentarios:

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.