septiembre 08, 2009

Tres.

Contuve la respiración, me estaba ruborizando cada vez más,el se acercaba lentamente a mis labios, rozando mi brazo con cariño, ¿temblaba tanto como yo? Sus gruesos labios rozaron los mios, tímido, sus manos se movieron hasta mi nuca, acercándome a él, besándome con más fuerza. Mis manos rodeaban su cuello y mis dedos se enredaban en su corto pelo. Sentí su cuerpo contra el mío, no podía creérmelo, pero era tan real...
Un brillo cegador lo quitó de mi vista.
Alguien había subido la persiana.
Solo era un sueño.

No hay comentarios:

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.