septiembre 20, 2009

Paraguas Rojo


La lluvia caía furiosa sobre nuestro paraguas rojo, mientras me susurraba entre risas nerviosas lo bonita que me veía esa tarde.
Jota me abrazó, frotando mi brazo con ternura intentando darme calor. Era increíble, cuanto le gustaba hablar, ese chico era realmente adorable. ¿Qué sentía? No sabía si el cariño se manifestaba así, o si por el contrario ese hormigueo merecía llamarse amor.
Así, sonrojado, se acercó buscando mis labios, casi temeroso. Cuando los rozó, fue como si un chispazo nos recorriera. Se separó, apenas a unos centímetros estaban sus labios de los míos, pero noté la intensidad de su mirada. Y bajo aquel paraguas rojo, ya sin lluvia, nos besamos hasta enloquecer.

No hay comentarios:

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.