septiembre 11, 2009

Odio tener que llamarle papá.


Me levanté de nuevo sujetandome el vientre.
-¡Eres un mierda!
-Callate puta!
Me golpeo de nuevo en toda la cara, haciendome caer al suelo. Apreté la mandibula con fuerza, no podía ser posible.
Me levanté tanteandome la cara y limpiandome algo de sangre que corría por mi barbilla.
-¿Y tu te llamas persona? No eres más que un monstruo.
-¿eso de callarte tu no lo entiendes por las buenas verdad?-Me cogio por el cuello y me golpeo la cabeza contra la pared.
-¿Por... por las buenas? ¿Pegarme una paliza es decirmelo por las buenas?
-Da gracias a que aun no te haya matado maldita zorra.
-La unica zorra que yo conozco, es tu madre, por haber engendrado a alguien como tú.
El siguiente puñetazo me rompio el pomulo. Pero varios más le siguieron, haciendome sangrar violentamente.
-Dios, ¡estas consiguiendo que tenga ganas de matarte!
-Muérete.
Me dejo caer al suelo y se alejo un poco poniendose las manos sobre la cabeza.
-¿No te das cuenta de que no sirves para nada? No eres más que una malcriada. Me da asco pensar que llevas mi sangre.
Me costaba respirar y las lagrimas ya cegaban mi mirada, encharcandome el alma.
-Tú, tu eres el que da asco aqui.
-¿Como has dicho?-se giro con cara de psicopata para mirarme y me levante lentamente, apoyandome en la estanteria.
-¡TÚ! TÚ ERES EL UNICO QUE DA ASCO. PUDRETE.
Se abalanzo contra mi con la mano ya en alto, grite asustada y note como mi cabeza golpeaba la estanteria seguidas veces, note como fluia la sangre y como lentamente me mareaba[...]
-Muerete...papá.
Dios, odio tener que llamarle papá...


Hasta aquí llega mi historia.

No hay comentarios:

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.