septiembre 09, 2009

Diez.

-Tienes que contarla entera
-Claro, eso hago.
-¡No! te has saltado la parte de la playa.
-Mariam, no he llegado, ¿te puedes esperar?
-No, te repito que te lo has pasado, ¡Es que no sabes contar las cosas Taylor!
Niña, callate! Déjame terminar y si falta algo tu luego lo pones.
-Eres un borde...
-Y tú una caprichosa
-Calla capullo
-Callame tú
Mariam le empujó contra la pared, quedando su boca a centimetros de la de él, y con un suspiro, le beso con fuerza.
-¿Te vas a callar de una vez o tengo que hacerlo otra vez?
-No, no, sigue ¡porque no me pienso callar!-dijo atrayéndola hacia sí.
-Eres un cerdo.
-Sí, pero te encanto.
Mariam se encogió de hombros y lentamente rozó sus labios de nuevo, jugueteando con su lengua y entrelazando los dedos en su pelo, dandole más intensidad por momentos.

1 comentario:

Érika dijo...

Ojalá todos los hombres fuesen igual de excitantes que Taylor...

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.