septiembre 08, 2009

Cuatro.

Empiezas un libro. Aburrida por sus primeras páginas. Ya los ojos te lloran de tanto bostezar. Y de repente, un simple indicio hace que te entren ganas de seguir leyendo. Una presentación que sabes que será importante aunque no entiendas cuanto. Horas, horas abandonadas simplemente a la lectura, a viajar a un mundo nuevo, lleno de sorpresas. Una vida diferente, imaginativa(?) tal vez, pero tuya. Solo tuya.Es un instante mágico. Dedicado a tu persona en todo su conjunto. Deseas formar parte de esas historias. De algo tan increible que deja huella en tu alma.Cojes un trozo de hoja, un boligrafo a medio usar e intentas crear algo, donde tú seas la protagonista y guies tus propios pasos.
Ahora, cuando acabé con la saga de Zafón, me doy cuenta de que su literatura "juvenil" no es tan absurda como mucha gente me hizo creer. Él, me aficionó a esto. A escribir algo. A plasmar sentimientos ocultos, con el fin de hacer disfrutar a mis semejantes.Con el fin, de hacerme comprender quien soy.

No hay comentarios:

Todo te da igual, cuando él

Todo te da igual, cuando él
es lo mejor que tienes.
Creative Commons License Todos los textos y fotos que están aquí escritos o colgados, son míos.licencia de Creative Commons. Respétalo, por favor, y no te los descargues.